12 costumbres que mejorarán tu negocio

NINOTE LEYENDO (GRANDE)(CON LOGO)Las personas somos animales de costumbres. En la empresa también. Cada organización tiene una serie de costumbres que es lo que la hacen funcionar.

Para cambiar los resultados, para mejorarlos, también hay que cambiar las costumbres.

 

Aquí van unas cuantas:

 

1- Asigna tiempo a la mejora. Uno de los principales factores de la mejora es el tiempo. Planifica tu tiempo de mejora y el de tus colaboradores. Va a ser el más rentable, sin duda. Cada miembro de la organización debe tener un tiempo asignado para revisar su propio trabajo y mejorarlo. La sobresaturación no permite parar para “afilar el hacha”

2- Pasea por tu negocio. De vez en cuando date una vuelta por tu negocio y observa. Intenta observarlo como si no fuera tu negocio. Fíjate en el orden, en la limpieza, en los puestos de trabajo, mira a las personas, su expresión, pregúntales, interésate por ellos.

Este ejercicio es tremendamente importante. Recuerda que observar directamente las cosas es muy diferente que cuando nos las cuentan en el despacho.

 3- Promueve las visitas a tu empresa. Recibir visitas en tu empresa produce numerosos efectos.

Recibes opiniones e impresiones de personas que no pertenecen a tu empresa. Estas impresionas pueden hacerte ver las cosas desde otro punto de vista.

El equipo se sentirá más orgulloso de su trabajo. El hecho de ser visitados frecuentemente produce el “efecto visita”. Ya sabes, antes de que lleguen invitados a casa siempre echas un vistazo para comprobar que todo está limpio y ordenado.

4- Pregunta a tus clientes. ¿Quién mejor que tus clientes para opinar sobre su grado de satisfacción? Al final, son el motivo de la existencia de tu negocio. Sin ellos, no tendría sentido.

Pregúntales sistemáticamente. Dales facilidades para que opinen. No te olvides de los clientes internos, los trabajadores. Muchas veces ellos ya tienen la solución a problemas que tienes encima de la mesa.La persona que está cada día, durante ocho horas, realizando una labor, conoce perfectamente por donde cojea la tarea.

5- Crea el producto / servicio que requieren tus clientes. Ni más, ni menos. Intenta ajustar al máximo tu capacidad a la de tus clientes en cada momento.

6- Elimina todo lo innecesario. Lo innecesario es todo aquello que no aporta valor a tu cliente. Es decir, por lo que no está dispuesto a pagar. Esperas, desplazamientos, operaciones innecesarias o que no aportan valor, …

7- Cada cosa en su sitio y un sitio para cada cosa. Esta premisa es la piedra angular de la organización. Utilizando este sencillo sistema conseguirás eliminar uno de los virus más caros de erradicar de un negocio ¡LA BÚSQUEDA! Piensa que cuando en un negocio alguien utiliza la palabra “buscar” puedes sentirte afortunado ya que acabas de encontrar un espacio de mejora.

8- Utiliza programas de gestión. No hay nada más ineficiente que tener la información del negocio diseminada en cientos de hojas de cálculo, documentos de texto, …

En muchas empresas el fichero de clientes está esparcido en 231 hojas de cálculo. Esto genera grandes ineficiencias. Siempre estás buscando los datos y siempre los tienes mal.

9- Reduce el papel. El papel ocupa espacio (armarios, estanterías, archivadores, carpetas, pasillos, …)

 El papel es más caro. La búsqueda media de un documento de papel es de 4 minutos. Buscar un documento digital cuesta 30 segundos. La gestión es mucho más económica. Incluyendo: lectura y clasificación, digitalización, distribución, fotocopias, archivo, búsqueda para recuperar el documento, nueva fotocopia y rearchivo, para un documento físico el tiempo medio es de 16 minutos. Sin embargo, para el documento digital se calcula en 4,5 minutos. Interesante ¿no?

10- Desarrolla un espíritu de mejora continua. Transmite a tu equipo la importancia de los pequeños cambios. Si cada semana cambias un 1% tu negocio, en unos 4 meses le has dado la vuelta.

 Las grandes empresas cuando detectan una oportunidad de mejora, van a por ella. A veces puede parecer que no es rentable pero piensa que las mejoras organizativas tienen un carácter permanente. Es decir, si te ahorras 5 horas al año, te las ahorras ¡PARA SIEMPRE!

 

Me encantaría conocer tu opinión.

¿Qué añadirías?

¿Qué eliminarías?

¿Qué cambiarías?